Cómo superar a alguien con quien nunca saliste *oficialmente*

Cómo superar a alguien con quien nunca tuviste una relación *oficial*

En los últimos años, he sentido que estoy inundada de personas diciéndome que abrace mi “viaje de sanación” cuando se trata de citas y relaciones. Infinitos episodios de podcasts y videos de TikTok me han aconsejado proteger mi paz, sentirme cómoda estando sola y valorar mi propia compañía por encima de todo, pero como una veinteañera naturalmente introvertida que ya ha protegido su paz quedándose en casa la mayoría de los viernes por la noche, cuanto más escucho este consejo, más parece que está destinado a obligarme a volver a mi caparazón. Estar dispuesta a exponerte implica saber que podrías romper tu corazón y la realidad es que a veces, no son las relaciones oficiales las que desafían tu paz, sino las situaciones complicadas de superar.

Encontrarte al final del camino con una relación que nunca se convirtió en algo oficial puede ser una experiencia increíblemente solitaria, por eso es tan importante hablar sobre cómo superar estas relaciones. “Una relación que nunca se vuelve oficial puede afectar absolutamente la salud mental y la autoimagen de alguien”, dice Adrine Davtyan, una Trabajadora Social Clínica Licenciada y experta en patrones de relación. Ella explica que “la incertidumbre y la ambigüedad en ese tipo de relaciones pueden generar angustia emocional, incluyendo sentimientos de ansiedad, insuficiencia o inseguridad”.

No importa lo que sientas después de una relación que nunca se hizo oficial (o incluso solo una atracción intensa que nunca se convirtió en una relación), tener un plan para superar a esa persona que no se limite a “¡Enfócate en ti misma! ¡Abraza tu viaje de sanación!” es increíblemente importante. Aquí te explico exactamente cómo superar a alguien con quien nunca saliste, según una experta, porque te mereces poder seguir adelante y disfrutar de las citas nuevamente.

1. Crea distancia emocional

Al igual que en una ruptura “oficial”, poner espacio entre tú y la persona con quien estabas involucrada es crucial para superar la relación. A veces, esto implica cortar todo contacto con esa persona, especialmente en situaciones donde tu exsituación ha tenido un impacto negativo en tu bienestar emocional. Sin embargo, bloquear contactos no siempre es posible, por eso es importante centrarse en crear distancia emocional entre tú y tu “ex” por encima de todo.

“En algunos casos, mantener un contacto limitado o distante con la persona puede ser posible sin obstaculizar tu proceso de sanación”, dice Adrine. Si estás en el mismo grupo de amigos que la persona de la que estás intentando superar o si tienes que verla con frecuencia, trata de reducir el nivel de vulnerabilidad en tus interacciones. Establecer límites claros, reducir la frecuencia de las interacciones y crear distancia emocional puede darte el espacio mental que necesitas de la relación y ayudar a mantener a esta persona fuera de tus pensamientos y sentimientos.

2. Reconoce la relación por lo que fue

A menudo, cuando llegamos al final de una situación complicada, comparamos nuestro proceso de sanación con el de los demás (o incluso con nuestro yo pasado) al salir de relaciones oficiales. Esperamos que seguir adelante sea fácil porque nunca usamos los títulos de novio, novia o pareja. Sin embargo, según Adrine, una parte clave para avanzar es permitirse lamentar la pérdida de lo que pudo haber sido una conexión emocional profunda, a pesar de que nunca obtuvo un título oficial. “Es importante enfocarse en las lecciones aprendidas y en el crecimiento personal que puede resultar de la experiencia. Sugiero comenzar reconociendo que la relación, a pesar de la falta de compromiso, brindó una oportunidad para el autodescubrimiento y la reflexión”, dice.

Por supuesto, siempre hay una medida en la que procesar el final de una relación no oficial significa lamentar una ilusión o una idea percibida de lo que la relación podría haber sido. Reconocer que solo porque esa ilusión existía no significa que tus sentimientos no fueran reales es fundamental para encontrar la autocompasión que te permita seguir adelante.

3. Sé paciente contigo misma

Todos hemos escuchado los mitos sobre cuánto tiempo se tarda en superar a alguien: la mitad de la duración de la relación, hasta que conoces a alguien nuevo o incluso rangos de meses específicos. Pero la realidad es que ponerle una fecha límite a tu proceso de sanación solo dificulta aún más seguir adelante. “No hay una fórmula mágica en blanco y negro para saber cuánto tiempo se tarda en superar a alguien, independientemente de si la relación fue formal o no”, dice Adrine. “Trata de hacer lo mejor posible sin comparar tu proceso con el de los demás. La paciencia te permite comprender y aceptar la complejidad de tus sentimientos, permitiéndote lamentar, reflexionar y aprender de la experiencia”.

Si te encuentras teniendo un día especialmente difícil durante tu proceso de curación, intenta hacer algo que te traiga alegría, como dar un paseo, hacer planes con un amigo o mimarte con tu comida para llevar favorita. Al hacer esto, no estás ignorando tus sentimientos, sino más bien enfocándote en las otras cosas de la vida que te hacen feliz, a pesar de las emociones que sientes por tu ruptura.

4. Reconoce las cosas que aprendiste

Las rupturas de cualquier tipo se sienten innegablemente incómodas, pero una vez que hayas tomado el tiempo para lamentar la pérdida, puede ser poderoso mirar hacia adentro y preguntarte qué aprendiste de todo esto. “Hay varios factores a considerar cuando se trata de tener fuertes sentimientos por alguien con quien no estás oficialmente saliendo”, dice Adrine. “Tener estos sentimientos podría revelar tu capacidad para apreciar y reconocer cualidades deseables en los demás, así como tu disposición para invertir emocionalmente en las relaciones”. Es probable que tu relación no oficial te haya enseñado algo, ya sea algo sobre ti mismo, la naturaleza de las relaciones o el mundo que te rodea. Tomarse un momento para reconocer estas lecciones es cómo reconstruyes aún mejor en la siguiente relación.

5. Reenfoca tu perspectiva para centrarte en nuevas oportunidades

Al fin, hemos llegado al paso de superar a alguien con quien nunca realmente saliste, conocido en internet como el “viaje de curación”. Aquí tienes la oportunidad de proteger tu paz, sentirte cómodo contigo mismo, descubrir nuevos intereses y hacer espacio en tu vida para nuevas conexiones. Adrine destaca el autocuidado como fundamental para superar a la persona con la que estabas involucrado. “Algunas formas de ayudar en el proceso incluyen centrarse en el automejoramiento y crecimiento personal, pasar tiempo con amigos y familiares de apoyo, participar en pasatiempos y actividades que traigan alegría, y practicar autocompasión y perdón”, dice. A medida que entras en tu era de estar soltero (y con “soltero” me refiero a “soltero, soltero”), permítete sentir la alegría que implica conocerte a ti mismo, así como desarrollar tus nuevos intereses y conexiones.

El proceso de duelo por el final de una relación que nunca fue puede sentirse interminable y aislante. Mientras trabajas en los pasos de duelo, reflexión y redescubrimiento de ti mismo, intenta recordar que no estás solo en esta experiencia y que algún día seguirás adelante. Tómalo de alguien que ha pasado por eso: superar una relación no oficial es una de las cosas más difíciles de hacer en el mundo de las citas, pero también puede resultar una experiencia realmente gratificante cuando estableces límites sólidos, practicas autocompasión y aplicas las lecciones que has aprendido en el futuro. A veces, lo más hermoso de una relación no oficial es lo que sucede cuando termina.