Cómo los bidets cambiaron mi vida, para mejor y para peor

He usado bidés durante ocho años, y aunque mi trasero está limpio, he alienado a mis amigos y no me gusta salir de casa.